¿CONOCES LAS DIFERENCIAS ENTRE LA ANSIEDAD NORMAL Y PATOLÓGICA?

Seguro que en más de una ocasión te has enfrentado a la ansiedad pero, ¿la conoces bien?

Si atendemos al diccionario, la ansiedad se define como el estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad. Ampliemos un poco más este concepto viendo los síntomas que la acompañan y aprendiendo a diferenciar la ansiedad normal de la patológica.

¿Qué síntomas acompañan a la ansiedad?

Son varios los síntomas que acompañan a este estado. Vamos a agruparlos:

    1. Cognitivos: ante la ansiedad podemos experimentar sentimientos de temor, alerta constante, inquietud, incertidumbre, sentirnos malhumorados…
    1. Conductuales: evitación de lo que nos provoca ansiedad, hipervigilancia, torpeza al hablar, cierto grado de paralización motora…
  1. Físicos: dilatación pupilar (su función es la de mejorar la discriminación visual), elevación de la frecuencia cardíaca (sirve para que llegue más oxígeno al cuerpo), tensión muscular (prepara al músculo para la acción)…

Ansiedad normal y ansiedad patológica

Todos hemos experimentado, experimentamos y  experimentaremos estos síntomas a lo largo de nuestra vida. ¿Significa esto que tienes que alarmarte? Rotundamente no. De hecho, la ansiedad nos energiza para llevar a cabo nuestras acciones. Debemos aprender a diferenciar la ansiedad normal de la ansiedad patológica. ¡Vamos allá!

ANSIEDAD NORMAL

ANSIEDAD PATOLÓGICA

Intensidad leve o moderada

Alta intensidad

Episodios aislados

Los episodios se repiten continuamente

Reacción esperable ante la situación

La reacción no es común al resto de personas

Sufrimiento limitado y transitorio

Elevado sufrimiento, muy duradero

Apenas interfiere con la vida cotidiana

Interfiere profundamente con la vida cotidiana

La ansiedad patológica implica un intenso nivel de sufrimiento y puede llegar a incapacitarnos, a desesperarnos. Es importante aprender a afrontarla para que no dirija nuestras decisiones y tome las riendas de nuestra vida.  


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *