AUTOCONCEPTO Y AUTOESTIMA

El autoconcepto es la imagen que percibimos sobre nosotros mismos. Para poder formar dicho autoconcepto es necesario el autoconocimiento , es decir, la comprensión de cómo somos y cuáles son nuestras metas y habilidades.

¿Cómo podemos llegar al conocimiento de cómo somos realmente? Según la teoría de la autopercepción (Daryl Bem), construimos un concepto de nosotros mismos haciendo atribuciones internas de nuestra conducta, nos asignamos rasgos personales que explican por qué nos comportamos como lo hacemos. Una segunda forma es a través de la comparación con los demás (debe ser constructiva y realista, o de lo contrario nos podría jugar una mala pasada para nuestro bienestar).

La autoestima es la valoración que hacemos sobre todo lo que incluye nuestro autoconcepto a lo largo de una dimensión de positividad-negatividad.

  • Las personas con alta autoestima son emocionaly afectivamente estables, reaccionan positivamente a una vida alegre y de éxito, suelen ser minuciosos y con un autoconcepto estable; motivados al autoensalzamiento, es decir, tienen motivación para obtener y mantener evaluaciones positivas de ellos mismos.
  • Las personas con baja autoestima son menos estables emocional y afectivamente, desean éxito y aprobación, pero se muestran escépticos ante ello y su autoconcepto es inestable.

¿Quieres conocerte un poco mejor? Aquí va mi propuesta: apunta en un folio una lista de tus características personales tal cual te vienen a la mente. Una vez las tengas todas, valóralas positiva o negativamente (puedes poner un tic al lado de las características positivas y una cruz al lado de las que consideras negativas) y haz un balance sobre tu situación actual. ¿Te gusta el resultado? ¡Sigue así! ¿No te gusta? En este caso trata de potenciar tus habilidades positivas y de corregir las negativas; todo es cuestión de práctica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *