fbpx

SER MULTITAREA TE ESTÁ HACIENDO PERDER EL TIEMPO.

En un mundo lleno de distracciones, donde el tiempo se nos escapa de las manos, es normal que la idea de abarcar varias tareas al mismo tiempo para terminarlas cuanto antes te seduzca. Tengo una mala noticia. Ser multitarea hace que tu productividad se reduzca drásticamente.

¿Tiendes a ser una persona multitarea?

Te voy a hacer una pregunta fácil: ¿cuántas pestañas tienes abiertas ahora mismo en tu navegador? Probablemente estés chateando, revisando el mail, saltando de blog en blog y cotilleando alguna tienda online. Incluso quizá estés manteniendo una conversación con alguien que está en la misma habitación que tú. Resulta un poco agobiante con solo leerlo, ¿verdad?

 No puedes con todo

Desde el ámbito de la psicología, se ha descubierto que, para la mayor parte de la población, es imposible tener dos experiencias conscientes al mismo tiempo, y que lo que en realidad hacemos es cambiar nuestro foco atencional continuamente (aquello hacia lo que dirigimos nuestra atención).

Durante mucho tiempo se ha transmitido la idea de que ser capaz de hacer varias cosas a la vez te convierte en una persona más eficiente, pero nada más lejos de la realidad. Tratar de ser multitarea es poco productivo, además de agotador.

Hacer varias cosas a la vez no es tan productivo como parece

En conclusión: mejor hacer una cosa bien, que tres a la vez y mal. El hecho de intentar prestar atención a varias tareas al mismo tiempo aumentará la probabilidad de que cometas equivocaciones. Cometer errores te costará caro: deberás invertir más tiempo en esa tarea que habrías terminado si le hubieras prestado atención plena.  

Según un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología, tu productividad podría verse mermada hasta un 40% a causa de pretender ser multitarea.

¿Te imaginas poder avanzar en tus proyectos ahorrándote ese 40% de tiempo extra? A continuación, te cuento cómo puedes conseguirlo.  

Ahora bien, hay ciertos ámbitos en los que hacer varias cosas a la vez puede ser positivo. Por ejemplo: correr mientras escuchamos música probablemente nos ayudará a distraernos del cansancio.

Concéntrate en una sola tarea

¿Qué objetivos quieres cumplir hoy?

Una buena organización es esencial para que te puedas concentrar en aquello que tienes que hacer. Antes de comenzar con tu jornada trata de tener muy claras cuáles son tus metas. Asegúrate de que estas son alcanzables. De nada sirve tratar de lograr objetivos poco o nada realistas.

Una vez hayas aclarado tus objetivos, es momento de asignarles un hueco en tu agenda. Busca el momento más adecuado para cada tarea, y deja margen para posibles imprevistos.

Tip personal: tiendo a organizar mi semana los domingos por la tarde, siempre con actitud flexible y priorizando aquellas tareas más importantes o urgentes.

Evita o controla las distracciones

Silenciar el teléfono móvil o avisar a tus compañeros de que no te molesten mientras trabajas o estudias es una buena estrategia. Sin embargo, a veces no es suficiente. Tratas de concentrarte y no hay distracciones a la vista pero, por la razón que sea, no hay manera. Date permiso para frenar 10 minutos. Pon una alarma y dedica los siguientes 10 minutos a hacer algo sencillo y agradable, que te ayude a relajarte. Puede ser leer, darte una ducha rápida, dar una vuelta a la manzana… Funciona el 95% de la veces 😉

Ten todo lo que crees que vas a necesitar a mano

Unido a lo anterior, contar con todo lo que necesitas evitará distracciones innecesarias. Si, por ejemplo, vas a trabajar con el portátil, asegúrate de tener la batería cargada a tope, el ratón (si lo utilizas), el programa que vas a utilizar instalado y actualizado…
Si trabajas o estudias desde casa, quizá sientas la extraña tentación de pasar la aspiradora, fregar los platos y trasplantar tus cactus justo a la hora de empezar a currar. Te entiendo. A mí también me pasa. Las tareas del hogar, que normalmente aborrecemos, se vuelven atractivas. ¿Por qué? Porque son controlables y tienen resultados inmediatos. Es mucho más cómodo fregar los platos y dejar la cocina reluciente que ponerte a redactar ese informe cuya fecha de entrega se acerca a pasos agigantados. ¿Qué hacer en este caso? Limpia y ordena, pero limitando el tiempo que dedicas a esta tarea.

Bonus: tengo un regalo para ti

Si has leído hasta aquí, me gustaría ayudarte a impulsar tu productividad. Haz click aquí y descarga gratuitamente una plantilla para aclarar tus objetivos de forma rápida y sencilla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *