TÉCNICAS PARA COMBATIR LA PROCRASTINACIÓN

La procrastinación es el (maldito) hábito de retrasar actividades o situaciones que debemos atender, sustituyéndolas por otras más placenteras y/o menos relevantes.  Lo cierto es que tendemos a aplicar la ley del mínimo esfuerzo ante la mayor parte de las cosas que hacemos (queremos lograr nuestros objetivos invirtiendo la menor cantidad de esfuerzo posible). Así, ante tareas costosas o poco interesantes, solemos acabar buscando excusas o distracciones para retrasarlas (¿cuántos vídeos de gatitos has visto ya?).

¿Qué podemos hacer para combatir la procrastinación?

  • La regla de los dos minutos: la psicóloga Bluma Zeigarnik propuso el denominado “efecto Zeigarnik”; ¿en qué consiste? en la tendencia a recordar tareas inacabadas o interrumpidas con mayor facilidad que las que ya han sido completadas. De este efecto surge una técnica fácil de llevar a cabo y de gran utilidad. ¿En qué consiste? En ponerse a hacer esa actividad que tanta pereza nos da durante sólo dosminutos. Normalmente, al finalizar los dos minutos, experimentaremos pensamientos intrusivos sobre lo que hemos dejado a medias, y sentiremos la necesidad de continuar con nuestra tarea. Al fin y al cabo, lo más difícil es empezar.
  • Si tu tarea es demasiado grande, divídela en pasos más pequeños. Así, te dará menos pereza empezar a llevarla a cabo y te parecerá más sencilla.
  • Detecta qué te suele distraer para poder evitarlo. Si por ejemplo, eres de los que se distraen revisando WhatsApp continuamente, puede ser adecuado dejar el móvil en otra habitación.
  • ¡Cuidadito con el perfeccionismo!: anota esta frase: “mejor hecho, que perfecto”. Si tratas de llevar a cabo tus tareas o de resolver las situaciones siempre desde el perfeccionismo, lo más probable es que te sientas bloqueado y no las lleves a término.

Espero que comiences a aplicar estas técnicas desde ya, que no lo dejes para mañana 😉 Al final, se trata de ser prácticos: cuanto antes termines las tareas poco atractivas o te quites de encima las situaciones incómodas, ¡mejor!.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *