BREVE GUÍA PARA AFRONTAR PROBLEMAS

Es inevitable que tengamos problemas a lo largo de nuestra vida. La forma en que los afrontamos es determinante para nuestro bienestar. En el post de hoy te doy una serie de pasos a seguir que te ayudarán a enfocar el problema que te inquieta desde una perspectiva adecuada para poder solucionarlo.

  • Empecemos por lo básico: ¿cuál es tu postura ante el problema? Lo evitas, lo afrontas desde el principio, lo dejas para más tarde… Si decides afrontarlo, ¡sigue leyendo!
  • Definiendo el problema: no hay nada como definir bien un problema para poder abordarlo. Trata de ser lo más objetivo posible, poniéndolo en su contexto y con sus consecuencias. No es lo mismo decir “estoy fatal” que decir “tengo problemas en el trabajo, llevan 2 meses sin pagarme y empiezo a no llegar a fin de mes”.
  • Lluvia de ideas: quiero que cojas papel y lápiz y comiences a anotar todas las posibles soluciones que se te ocurran para solucionar tu problema. ¡No importa lo absurdas que sean!
  • Elección de alternativas: ahora que tienes un montón de posibles soluciones ante ti, elige aquellas que te gusten más y que creas que puedes llevar a cabo. Haz esta criba tantas veces como sea necesario para llegar a una única solución, aquella que consideres ideal.
  • Aplica la decisión que has tomado. ¡Es hora de atacar ese problema!
  • Evalúa si has alcanzado tu meta propuesta. Si no es así, puedes echar mano de la lluvia de ideas y volver a valorar. Es importante que veas en qué has podido fallar para que no te vuelva a suceder.

Espero que este post te resulte útil y que lo pongas en práctica siempre que te sea necesario. Como ves, no resulta complejo y puede ser muy clarificador.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *